10 SÍNTOMAS QUE TE INDICAN QUE TIENES QUE LLEVAR A TU MASCOTA DE URGENCIAS

Durante el servicio de urgencias recibiremos llamadas de propietarios preocupados por la salud de su mascota, es importante que sepamos que tipo de síntomas o patologías requieren un traslado inmediato al centro veterinario.

En este resumen destacaremos las patologías que requieren atención veterinaria de urgencias. Tenemos que saber reconocer los síntomas por los cuales deberán ser llevados al hospital de manera urgente los pacientes.

 ✔ Distrés respiratorio: 

  • Si observas una mínima dificultad en tu mascota a la hora de respirar, es fundamental que sea valorado cuanto antes, ya que si el animal no respira bien, impide la llegada de suficiente oxígeno a los pulmones y a la sangre, por lo que el resto de tejido y células del organismo no van a tener el oxígeno necesario.

La falta de oxígeno a los tejidos puede producir muerte celular.

 ✔ Anormalidades neurológicas:

  • Si observas cualquier alteración locomotora, al caminar o inclinaciones no normales de la cabeza, debe ser valorado de urgencias, ya que nos está indicando que hay un problema neurológico.
  • Epilepsia, encefalopatías vasculares, traumatismo craneoencefálico, miopatías múltiples de nervios craneanos, etc.

 ✔ Vómitos y/o diarreas:

  • Los vómitos y/o diarreas es importante que sean valorados cuanto antes, puesto que puede ocasionar la deshidratación del animal.

En animales de tamaño pequeño es todavía más urgente, ya que se deshidratan mucho más rápido.

 ✔ Frecuencia cardíaca lenta o rápida:

  • Cualquier alteración que observemos de la frecuencia cardíaca debe ser valorada cuanto antes por un veterinario, es indicativo de que algo no está funcionando de manera correcta en el sistema circulatorio del animal.
  • Valores normales: 
    • Perro 60 – 180 (pulsaciones por minuto).
    • Gato 140 – 220 (pulsaciones por minuto).

 ✔ Hemorragia por los orificios corporales:

Cualquier sangrado por los orificios corporales, nos indican que hay una hemorragia activa en el animal. Podemos diferenciarlas en 3 tipos principales de hemorragias:

  • Capilar: afecta a vasos superficiales que irrigan la piel y se suele cerrar por sí misma. Es causada por traumatismos y se suelen formar hematomas.
  • Venosa: Sangre roja oscura. Más fácil de controlar que la arterial.
  • Arterial: Salida abundante e intermitente de sangre roja brillante. Este tipo de hemorragia es más difícil de controlar.

LA ACTUACIÓN VARÍA SEGÚN DONDE SE LOCALIZA LA HEMORRAGIA

  • Posibles complicaciones: 
    • Shock hipovolémico
    • Síncope
    • Anemia
    • Debilidad
    • Mucosas pálidas

Estas complicaciones indican una disminución del riego sanguíneo o de los glóbulos rojos en sangre.

Es común cuando: estado de shock, hemorragia interna, intoxicación.

 ✔ Distensión abdominal rápida y progresiva

Si observas un aumento de tamaño rápido y progresivo en la zona abdominal, es importante ir cuanto antes al veterinario, ya que las patologías asociadas a este signo clínico son todas graves.

  • Dilatación/torsión gástrica.
  • Incremento del contenido luminal intestinal (gas, heces, líquido).
  • Trastorno del vaciamiento intestinal (propulsión, evacuación del contenido intestinal).
  • Alteración en la percepción de los estímulos intestinales (hipersensibilidad visceral, factores psicológicos).
  • Alteración en la adaptación al volumen intraabdominal.  
  • Otros: sobrecrecimiento bacteriano, fermentación excesiva de alimentos)

 ✔ Incapacidad para orinar

Suele ir asociada a cambios de frecuencia con la que se orina.

La orina es un producto de deshecho del organismo, si el animal no puede expulsarlo termina produciéndose una intoxicación y alteraciones electrolíticas graves que pueden poner en riesgo la vida del animal. 

Las causas pueden ser varias:

  • Infección urinaria o de riñón.
  • Obstrucción urinaria.

También podemos apreciar alteraciones en el color y densidad de la orina:

  • Rojo-Marrón = Sangrado.
  • Marrón-Verdoso = Bilirrubina

 ✔ Tos severa

Si observas que tu animal tiene mucha tos o que tose más de lo normal, es importante que lo lleves de urgencias, ya que existen diversas causas que pueden ocasionarlo: 

  • Cuerpo extraño.
  • Presión ejercida por el collar.
  • Síndrome braquiocefálico (razas predispuestas: bóxer, carlino, bulldog…).
  • Enfermedad cardíaca (si perro pequeño de edad avanzada con tos nocturna).
  • Neumonía bacteriana (inflamación del pulmón).
  • Bronquitis Crónica Canina (mucosidad, tos áspera y fuerte).

 ✔ Ingesta o contacto con toxinas 

Si tienes la mínima sospecha de que tu animal ha podido estar en contacto cualquier tipo de tóxico, es importante que le lleves cuanto antes para evitar males mayores. Ya que si no se trata a tiempo, puede desarrollar síntomas neurológicos e incluso hemorragias internas.

Recuerda llevar una muestra y el embalaje del tóxico en cuestión, por el hecho de que muchos disponen de antídotos para revertirlos.

 ✔ Dolor extremo

Si tu animal muestra signos de dolor, es crucial que el veterinario lo evalúe para conocer el origen de ese malestar. Recuerda, que los animales no suelen expresar síntomas de dolor, ya que les indican a otros animales su debilidad. Por eso cuando un animal da señales de dolor, es porque tiene un nivel alto de molestia.

Si quieres especializarte en urgencias veterinarias, inscríbete a nuestra formación avanzada de urgencias para Auxiliares Veterinarios.

Bibliografía:

– Curso de Urgencias avanzadas para Auxiliares Clínicos Veterinarios (Formación especializada de AuxCliVet)

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
0

Deja una respuesta