https://www.auxclivet.com

Síndrome de la dilatación torsión gástrica (GDV) en perros y cómo diferenciarla en una radiografía

Síndrome de la dilatación torsión gástrica (GDV) en perros y cómo diferenciarla en una radiografía

El síndrome de dilatación-torsión gástrica (GDV) en perros es una emergencia médica grave que afecta principalmente a razas grandes de tórax profundo, aunque puede sucederle a cualquier perro. Por su situación crítica, esta afección requiere un diagnóstico temprano y una intervención rápida para aumentar las probabilidades de supervivencia. 

La radiología es fundamental para confirmar el diagnóstico de GDV en perros. Este artículo abordará los factores de riesgo, la fisiopatología, los signos clínicos y los métodos de diagnóstico.

Factores de riesgo en el síndrome de la dilatación-torsión gástrica (GDV)

Cómo ya hemos comentado, el síndrome de la dilatación-torsión gástrica (GDV) es una condición grave que afecta principalmente a perros de razas grandes y de tórax profundo. Identificar los factores de riesgo es crucial para la prevención y manejo efectivo de esta enfermedad. Estos factores se dividen en dos categorías principales: intrínsecos y extrínsecos.

Factores intrínsecos

Raza y predisposición genética 

Las razas grandes con tórax profundo, como el Gran Danés y el San Bernardo, tienen una mayor predisposición a desarrollar GDV debido a su anatomía. 

Esta predisposición genética se debe a la estructura corporal que permite una mayor movilidad del estómago, aumentando el riesgo de torsión. Otras razas afectadas incluyen el Pastor Alemán, el Weimaraner, y el Setter Irlandés, entre otras.

Condiciones médicas preexistentes 

Ciertas condiciones médicas pueden aumentar el riesgo de GDV en los perros. La hipergastrinemia, que es una elevada concentración de gastrina en la sangre, y la hipertrofia pilórica, una condición donde la apertura del estómago al intestino delgado se estrecha, son factores que predisponen a esta enfermedad. 

Estas condiciones pueden causar un vaciado gástrico retardado, incrementando el riesgo de dilatación y torsión del estómago.

Influencia de la edad y carácter

Los perros mayores están en mayor riesgo de desarrollar GDV debido a la disminución de la elasticidad de los tejidos y otros cambios fisiológicos relacionados con la edad. Además, los perros que pueden mostrar actitudes agresivas o los que son más asustadizos son más propensos a sufrir GDV. 

El estrés crónico y los episodios de ansiedad pueden influir negativamente en la motilidad gástrica, aumentando la susceptibilidad a esta condición.

Factores extrínsecos

Influencia de la dieta y hábitos alimentarios 

La dieta juega un papel significativo en el desarrollo de GDV. La alimentación con dieta seca y el tamaño de las partículas de los alimentos son factores de riesgo. Los alimentos secos tienden a expandirse en el estómago al absorber líquidos, lo que puede llevar a una dilatación gástrica. Además, el tamaño grande de las partículas de alimento puede dificultar el vaciado gástrico. 

La alimentación rápida es otro factor de riesgo, ya que los perros que comen rápidamente pueden tragar grandes cantidades de aire junto con la comida, lo que contribuye a la dilatación del estómago.

Impacto del ejercicio y el estrés 

El ejercicio y el estrés también son factores extrínsecos importantes. El ejercicio intenso inmediatamente antes o después de comer puede provocar el movimiento del estómago, aumentando el riesgo de torsión. 

Además, el estrés puede afectar la motilidad gástrica y contribuir a la dilatación. 

Los perros que han sido sometidos a cirugías previas, como la esplenectomía, también tienen un mayor riesgo de desarrollar GDV. Esta condición puede estar relacionada con cambios en la posición de los órganos abdominales y una mayor movilidad del estómago después de la cirugía.

Estrategias de prevención y manejo

Para reducir el riesgo de GDV, se pueden implementar varias estrategias preventivas. Estas incluyen alimentar a los perros con porciones más pequeñas y frecuentes en lugar de una gran comida diaria, evitar el ejercicio vigoroso inmediatamente antes y después de las comidas, y proporcionar un entorno tranquilo y libre de estrés durante la alimentación. 

Además, algunos veterinarios pueden recomendar una gastropexia profiláctica, una cirugía preventiva para fijar el estómago a la pared abdominal, especialmente en razas de alto riesgo.

Con la comprensión adecuada de los factores de riesgo intrínsecos y extrínsecos, las familias y los profesionales veterinarios pueden tomar medidas proactivas para prevenir y manejar el síndrome de la dilatación-torsión gástrica, mejorando así la salud y el bienestar de los perros propensos a esta condición.

Fisiopatología de la dilatación-torsión gástrica

Esta afección se caracteriza por la distensión del estómago con gas y líquido, seguida de su torsión sobre su eje. Este proceso patológico conlleva varios mecanismos y efectos fisiológicos que deben ser comprendidos para su diagnóstico y tratamiento efectivo.

Estas ilustraciones muestran el desplazamiento del píloro durante el SDTG. En condiciones normales el píloro se localiza cranealmente en el lado derecho del abdomen (a); en el SDTG se mueve hacia la parte inferior del estómago (b) desplazándose dorsalmente hasta situarse cranealmente en el lado izquierdo del abdomen (c). El fundus se mueve ventralmente y se sitúa en el abdomen ventral (d). © Youri Xerri

Mecanismos de la distensión gástrica

Acumulación de gas y líquido: La distensión gástrica en el síndrome de dilatación-torsión gástrica se debe principalmente a una acumulación excesiva de gas y líquido en el estómago. Este gas puede ser ingerido durante la alimentación, producido por fermentación bacteriana o debido a la incapacidad del estómago para expulsarlo correctamente. 

La acumulación de líquido puede ser el resultado de una producción excesiva de secreciones gástricas o una absorción deficiente. A medida que estos contenidos se acumulan, el estómago se dilata de manera progresiva, aumentando su tamaño de manera anormal y ejerciendo presión sobre los órganos circundantes.

Ampliación anormal del estómago: El proceso de distensión gástrica no solo implica un aumento en el volumen del estómago, sino que también puede afectar la movilidad gástrica. 

La ampliación excesiva puede llevar a un estiramiento y debilitamiento de las paredes gástricas, comprometiendo su capacidad para contraerse y vaciarse adecuadamente. Esta condición crea un círculo vicioso en el que la distensión perpetúa aún más la incapacidad del estómago para aliviar la acumulación de gas y líquido.

Efectos de la torsión del estómago

Interferencia con el flujo sanguíneo: La torsión del estómago, un evento crítico en el GDV, puede tener efectos devastadores en el flujo sanguíneo. La rotación del estómago sobre su eje corta el suministro de sangre arterial y venosa hacia y desde el órgano. 

Esta interrupción en el flujo sanguíneo resulta en una disminución drástica de la perfusión tisular gástrica, afectando el suministro de oxígeno y nutrientes esenciales. La falta de perfusión adecuada puede causar daño isquémico al tejido gástrico y conducir a la necrosis si no se revierte rápidamente.

Shock y necrosis gástrica: La rápida interferencia en el flujo sanguíneo debido a la torsión del estómago puede desencadenar un estado de shock en el organismo. El shock se caracteriza por una caída abrupta en la presión arterial y un flujo sanguíneo inadecuado hacia los tejidos corporales. 

En el contexto del GDV, el shock puede ser exacerbado por la liberación de toxinas debido a la muerte celular y la necrosis del tejido gástrico. La necrosis gástrica es una condición en la que el tejido muere debido a la falta de oxígeno y nutrientes. 

Esta situación es extremadamente grave y requiere intervención quirúrgica inmediata para descomprimir el estómago y restaurar el flujo sanguíneo.

Complicaciones secundarias: Además de la necrosis gástrica, la torsión del estómago puede causar una serie de complicaciones secundarias. Estas incluyen la compresión de la vena cava caudal, lo que reduce el retorno venoso al corazón y contribuye al estado de shock. 

También puede provocar un aumento en la presión intraabdominal, que afecta negativamente a otros órganos vitales como los riñones y el hígado. La acumulación de productos tóxicos y la disminución de la función renal pueden llevar a una insuficiencia renal aguda, mientras que el hígado puede sufrir daño debido a la hipoxia.

Intervención y tratamiento

Intervención quirúrgica: La intervención inmediata es crucial para tratar el GDV. La descompresión gástrica puede ser realizada inicialmente mediante el uso de una sonda nasogástrica para liberar el gas acumulado.

Sin embargo, la corrección definitiva de la torsión requiere intervención quirúrgica. Durante la cirugía, se destuerce el estómago y se evalúa la viabilidad del tejido gástrico. Si se detecta necrosis, puede ser necesario realizar una resección de la porción afectada del estómago.

Cuidados postoperatorios: El cuidado postoperatorio es vital para la recuperación del paciente. Esto incluye la administración de fluidos intravenosos para mantener la presión sanguínea y la perfusión tisular, así como el monitoreo constante de signos vitales y parámetros bioquímicos. El uso de analgésicos y antibióticos puede ser necesario para manejar el dolor y prevenir infecciones secundarias.

Prevención: Para los perros predispuestos al GDV, se pueden tomar medidas preventivas como la gastropexia, una cirugía que fija el estómago a la pared abdominal para prevenir la torsión. 

También se recomienda alimentar a los perros con comidas pequeñas y frecuentes, evitar el ejercicio vigoroso inmediatamente antes o después de comer y utilizar platos elevados para reducir la ingestión de aire.

Signos clínicos del síndrome de dilatación-torsión Gástrica

El síndrome de dilatación-torsión gástrica (GDV) en perros síndrome se manifiesta a través de una serie de signos clínicos que las familias y el equipo veterinario deben conocer para actuar de manera oportuna.

Identificación de síntomas iniciales

Distensión abdominal: Uno de los primeros y más notables signos del GDV es la distensión abdominal. El abdomen del perro puede inflamarse visiblemente debido a la acumulación de gas y líquidos en el estómago. Esta distensión puede ser fácilmente observable y debe ser un motivo de preocupación inmediata.

Arcadas: El perro puede intentar vomitar repetidamente sin éxito, teniendo arcadas. Aunque el animal intenta expulsar contenido gástrico, no logra hacerlo debido a la torsión que bloquea el paso. Este síntoma es muy característico del GDV.

Salivación excesiva e inquietud: El perro puede presentar salivación abundante y signos de ansiedad o incomodidad. La salivación excesiva es una respuesta al malestar interno, mientras que la inquietud puede manifestarse como movimientos constantes, gemidos o dificultad para encontrar una posición cómoda.

Debilidad y colapso: En casos más avanzados, el perro puede mostrar debilidad generalizada e incluso colapsar. Esta debilidad extrema se debe a la falta de flujo sanguíneo adecuado, lo cual puede llevar rápidamente a un estado de emergencia médica.

Reconocimiento avanzado de síntomas

Evaluación de la perfusión tisular: Es crucial observar la piel y las mucosas del perro para detectar signos de mala perfusión tisular. La palidez o cianosis de las encías y otras mucosas pueden indicar que los tejidos no están recibiendo suficiente oxígeno, lo cual es un signo grave que requiere atención inmediata.

Signos de shock y arritmias cardíacas: El GDV puede llevar al perro a un estado de shock, manifestado por mucosas pálidas, taquicardia y debilidad extrema. Además, las arritmias cardíacas pueden evidenciar un compromiso cardiovascular significativo.

Importancia de la detección temprana

Reconocer los signos iniciales y avanzados del GDV es vital para la supervivencia del perro. La detección temprana permite una intervención rápida, que puede incluir descompresión del estómago y estabilización cardiovascular antes de la cirugía correctiva. 

La formación continua y la sensibilización sobre este síndrome son cruciales para las familias de perros, especialmente de razas predispuestas, y para los profesionales veterinarios.

Intervención y tratamiento

Ante la sospecha de GDV, se debe proceder de inmediato. El tratamiento generalmente implica una serie de pasos críticos:

  1. Estabilización inicial: Administrar líquidos intravenosos para combatir el shock y mejorar la perfusión tisular.
  2. Descompresión gástrica: Aliviar la acumulación de gas en el estómago mediante sondaje o, en algunos casos, punción con aguja.
  3. Cirugía correctiva: Procedimiento quirúrgico para deshacer la torsión y, si es necesario, realizar una gastropexia para prevenir futuras recurrencias.
  4. Monitoreo postoperatorio: Observación intensiva para detectar posibles complicaciones como infecciones, arritmias cardíacas y otros problemas postquirúrgicos.

Diagnóstico de la dilatación-torsión Gástrica en Perros

A continuación, se detallan los métodos de diagnóstico y la importancia de la radiología en la identificación y confirmación de esta condición.

Métodos de diagnóstico

Para evaluar la posible presencia de GDV en un perro, se utilizan varios métodos de diagnóstico que son fundamentales para confirmar la condición. Estos incluyen:

Palpación abdominal 

La palpación abdominal es uno de los primeros métodos utilizados en la evaluación de un perro con sospecha de GDV. Este método permite detectar la distensión gástrica y posiblemente la torsión del estómago. La palpación abdominal es crucial en la etapa inicial de exploración, ya que una detección temprana puede salvar vidas.

Evaluación de encías 

Observar el color y el estado de las encías del perro proporciona pistas importantes sobre su perfusión sanguínea y la posible presencia de shock. Encías pálidas o de color rojo oscuro pueden indicar problemas circulatorios graves asociados con GDV. 

La evaluación de las encías es una técnica rápida y no invasiva que puede complementar otros métodos diagnósticos.

Signos clínicos adicionales 

Además de la palpación y la evaluación de las encías, se debe realizar una anamnesis completa a la familia del perro. Preguntarles de forma detenida sobre otros signos clínicos que han visto, como salivación excesiva, intentos fallidos de vomitar, abdomen distendido, inquietud y dolor abdominal. 

Estos síntomas, junto con los métodos de diagnóstico mencionados, ayudan a formar un cuadro clínico completo.

Importancia de la radiología en el diagnóstico

La radiología desempeña un papel crucial en el diagnóstico de la GDV en perros, ya que permite visualizar directamente el estómago, confirmar la distensión y evaluar la posible presencia de torsión. Algunas consideraciones importantes en este aspecto son:

Indicaciones y técnicas radiológicas 

Para una evaluación completa del estómago, es necesario realizar radiografías abdominales en diferentes posiciones, como las vistas laterales y ventrodorsales. Estas imágenes ayudan a identificar la posición anormal del estómago y cualquier torsión presente. La técnica radiológica adecuada es esencial para obtener imágenes claras y útiles.

Confirmación del diagnóstico por imagen 

Las radiografías proporcionan evidencia clara de la distensión gástrica y la torsión, permitiendo una confirmación definitiva del diagnóstico. Esta confirmación es vital para planificar el tratamiento necesario de manera precisa y oportuna. Las imágenes radiológicas ayudan a guiar la intervención quirúrgica y otros procedimientos terapéuticos, mejorando las posibilidades de un resultado exitoso.

Evaluación de complicaciones 

La radiología también permite evaluar complicaciones asociadas con la GDV, como el compromiso de otros órganos, la presencia de gas en la pared gástrica (neumatosis) y signos de necrosis tisular. Identificar estas complicaciones es crucial para un manejo integral del paciente.

Seguimiento postoperatorio 

Después de la intervención quirúrgica para corregir la GDV, las radiografías se utilizan para monitorear la recuperación del perro y asegurar que no haya recurrencias o complicaciones adicionales. El seguimiento radiológico postoperatorio es una parte esencial del cuidado continuo del paciente.

Manejo y tratamiento de la dilatación-torsión gástrica

La dilatación-torsión gástrica en perros es una condición grave que requiere intervención inmediata y cuidados específicos para mejorar las posibilidades de recuperación del paciente.

Intervenciones inmediatas

  • La descompresión gástrica es una de las primeras medidas a tomar para aliviar la distensión abdominal y mejorar el bienestar del animal.
  • El uso de catéteres de gran calibre y la administración de fluidoterapia son fundamentales para estabilizar al paciente y restablecer el equilibrio hídrico.
  • El manejo del equilibrio ácido-base y la presión arterial debe ser monitoreado de cerca para garantizar una recuperación adecuada y prevenir complicaciones.

Procedimientos quirúrgicos

  • En casos más graves, la realización de una gastrectomía parcial o una gastropexia incisional puede ser necesaria para corregir la torsión gástrica y restaurar la función normal del estómago.
  • Controlar la perfusión sanguínea durante la cirugía y prevenir la necrosis de tejidos son elementos clave para el éxito de la intervención.

Cuidados postoperatorios y monitoreo

  • Tras la cirugía, es fundamental proporcionar cuidados intensivos al paciente y seguir de cerca la evolución de los signos clínicos para detectar cualquier complicación potencial.
  • La prevención de complicaciones como la neumonía por aspiración es crucial para asegurar una recuperación óptima del animal.
  • La evaluación de los resultados obtenidos y el pronóstico posterior a la cirugía son esenciales para determinar la efectividad del tratamiento y planificar la atención futura del paciente.

Si estás interesado en profundizar tus conocimientos en radiología y mejorar tus habilidades en el diagnóstico por imagen, inscríbete en nuestra formación de Radiología en pequeños animales para Auxiliares Veterinarios para adquirir las competencias necesarias y brindar una atención veterinaria de calidad a todos tus pacientes.

Suscríbete para estar informado de todas las novedades

Picture of Redacción AuxCliVet Formación
Redacción AuxCliVet Formación

Deja una respuesta

NEWSLETTER ACV
¿Eres Auxiliar Técnico Veterinario? ¡Suscríbete a nuestra newsletter y mantente al día con las últimas novedades y consejos en enfermería veterinaria!
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad
×
×